Cáceres Viva muestra preocupación por el estado de abandono que sufre el barrio de San Marquino

El partido político Cáceres Viva, a través de su gestora local en la ciudad, muestra su preocupación por el deplorable estado en el que se encuentra el barrio de San Marquino. El estado de abandono es generalizado y urge acometer medidas que reviertan la situación.

Raquel Iglesias, como coordinadora de la gestora local de Cáceres Viva, manifiesta que: “la situación del barrio de San Marquino, no difiere mucho de la de otros barrios de la ciudad, siendo consecuencia de la falta de preocupación e iniciativa por parte de la autoridad municipal competente por desarrollar un proyecto de desarrollo global y sostenible para la ciudad de Cáceres, que incluya como uno de los objetivos principales, el adecentamiento de aquellos barrios que, sistemáticamente, han permanecido en el olvido de los sucesivos gobiernos municipales».

Iglesias argumenta que, las primeras mejoras que deberían acometerse, incluyen la intervención sobre las aceras y calzadas, con el hundimiento del asfalto en numerosos puntos, la intervención en el problema del cableado, la renovación y ampliación del mobiliario urbano y, por supuesto, la mejora de la señalización vial tanto vertical como horizontal. “Es una cuestión de recuperación general de un entorno muy castigado” indica la portavoz.

Además, Cáceres Viva propone la revitalización de la zona a través de la potenciación de esos puntos estratégicos que sólo San Marquino posee y que son el mejor lugar para admirar de manera global el conjunto monumental de nuestra ciudad tanto de día como de noche. Estos tipos de miradores ya son explotados con éxito en muchas ciudades actuando como un excelente reclamo para el turismo y también para la población local lo que dinamizaría mucho la situación del barrio.

San Marquino, como ocurre con otras zonas de nuestra ciudad, presenta excelentes posibilidades de actuación, pero la falta de voluntad las mantiene en una situación de letargo y abandono que no puede tolerarse por más tiempo. El desarrollo dentro de la ciudad de Cáceres no puede estar polarizado, sino que la ciudad debe crecer con equilibrio entre barrios y entornos» concluye Iglesias